lunes, 17 de septiembre de 2012

5588.- LA VARADA DE BARCOS EN LOS ASTILLEROS DE LA PLAYA DE TORREVIEJA

                                                                            
LA VARADA DE BARCOS EN LOS ASTILLEROS DE LA PLAYA DE TORREVIEJA
Desde que al principio del segundo tercio del siglo XIX comenzaron a tomar importancia los astilleros de la playa de Cala Cornuda de Torrevieja, hasta que la playa y los astilleros desaparecieron con las obras de explanación para la construcción del nuevo muelle pesquero a mitad de los años 50 del siglo pasado, los calafates de esta villa contruyeron decenas de barcos de vela de distinto porte y aparejo y de propulsión a motor. Primero fueron laúdes y faluchos para la perca y el comercio marítimo, a los que siguieron barcos de más porte como pailebotes, balandras y otros. Posteriormente se contruyeron motoveleros y otros barcos de propulsión a motor.

LOS DÍAS DE VARADA
Al finalizar la contrucción de un barco, que según su tonelaje podía durar a veces más de uno año, llegaba el día grande de su botadura o varada, operación que por su complejidad, en las embarcaciones de más tonelaje duraba varios días consecutivos, desde las primeras horas de la mañana al atardecer incluido en este tiempo el descanso para comer. En la en la varada intervenían o estaban presentes entre otros los calafates de los astilleros locales, marineros, patrones, consignatarios y demás gente de mar además otras personas de la población que querían presenciar y disfrutar de esa complicada maniobra.

LA BOTADURA DE BARCOS EN LOS AÑOS DE LA VELA PURA
Los días de botadura, varada o de “vará” como se decía en  Torrevieja en los años de construcción de barcos de vela en los astilleros de la playa de Cala Cornuda de Torrevieja, se utilizaban rudimentarios medios como cabrestantes manuales con espeques de madera, parales, puntales, escalas, caballería y bueyes de tiro. De hecho el los barcos más grandes se construían cerca de lorilla de la playa zonas para facilitar el movimiento de los mismos el día de su botadura al mar que se realizaba en una zona  horizontal o con una leve inclinación hacia mar y una adecuada sonda de agua próxima a la playa. Lo demás era cuestión de inteligencia, práctica, oficio y paciencia ya que la operación de varar un barco perfectamente adrizado  como el pailebote “Pascual Flores” 28,60 metros de eslora, 8,80 metros manga y 3,7 0 metros de puntal, 169 toneladas de arqueo 300 toneladas de deplazamiento y 250 toneladas de carga de eslora requería mucho cuidado ya que en caso de ocurrir cualquier imprevisto o accidente se paralizaba la varada. Si tenemos en cuenta que para varar el “Martín Aguirre”, primer bote de la Estación de Salvamento de Naúfragos de Torrevieja que tenía10 metros de eslora, 2,15 metros de manga y 0,90 metros de puntal se empleaba unos veinte hombres, como se puede ver en alguna fotografía de la época, para varar un pailebote como el “Pascua Flores” eran necesarios de 50 a 60 hombres. Los días de varada sobre las doce de la mañana se paraba para la comida que corria a cargo del armador, que consistía en la mayoría de los casos en arroz y magra acompañado a veces con ranchos de pescado del día frito o a la plancha. 

VOCABULARIO MARINERO EN LA VARADA
Tradicionalmente en  las varadas, además de determinadas herramientas y elementos se empleaban varias palabras del vocabulario marinero específico para estos casos. 

VOCABULARIO MARINERO
Vará. Varada

Días de “Vará”. Días de varada

Tacadas. Picaderos o tablazones sobre los que construye el barco en una zona de la playa próxima a la orilla del mar que sea horizontal o con una ligera inclinación hacía en mar.

Parales. Maderos de 2 metros de largo y 50 centimetros, con unas muescas o rebaje en el centro, untados con sebo, en número de 8 a 12, colocados en sentido transversal, distanciados convenientemente unos de otros para facilitar del desplazamiento de la quilla del barco hacia el mar, igualmente impregnada de sebo, que conforme avanzaba el barco hacia el mar se trasladaba el paral que quedaba libre a la quilla de proa.

Retenida. “Retenía”. Se decía del hombre situado en la cubierta en  proa del barco.

Gavina. Se decía del hombre situado a popa del barco mirando a proa, para con los brazos estendidos en forma de cruz vigilar y señalar al personal de tierra el adrizamiento del barco durante la varada.

Hombres del costado: 20 o 30 hombres situados en la playa con las costillas pegadas al costado del barco para mantener el adrizamiento y empujar el barco hacia el mar.

Puntales de costado. Fuertes maderos cuadrangulares o palos cilíndricos  situados en los costado en número de dos o tres por banda para apuntalar el barco en posición de adrizado.

Salomaor. Engargado de la varada. Normalmente carpitero de ribera o calfate con experiencia y buena voz para dirigir la varada empleando palabras marineras como “a una” , “halar”, forte (para), adrizar a estribor, adrizar a babor  y otras para coordinar y unir la fuerza de todos los participantes   

Bueyes de varada. Bueyes que en ocasiones se utilizaba  como fuerza para remolcar el barco en la varada.  

Aparejos: Aparejos formados por dos cuadernales de dos o tres roldanas cada uno, en número de dos por banda colocados se el sentido transversal, desde lo alto de los  palos de proa y de popa a puntos firmes o anclajes en la arena y en mar cerca de la playa con el fin de mantener el barco adrizado entrando de cada una de sus tira tres o cuatro hombres.

Argue. Conjunto formado fuertes tablazones, 2 curvos unidos por 1 trasversal el la parte alta y 2 transversales en  la parte baja y dos puntales utilizado para varar el barco.

Cabos de Varada. Cabos o aparejo firme en la proa del barco y en un anclase o muerto en el mar en línea en con la quilla para ayudar en la varada.

Legones. Se utilizazaban para nivelar la arena dejándola según los casos horizontal o ligeramente inclinada hacia la orilla de la playa para facilitar la varada.

Mazos. Utilizados en la varada para dar mazazos a los parales para mantenerlos rectos y nivelar el peso del barco. 

Va la “vencía”. Palabra que se utilizaba el “salomaor” según entraba el barco en el mar con el último esfuerzo de personal de los aparejos, el personal del costados y demás partipantes al quedar libre los parales en momento que se le daba el último empujo hacia el agua diciendo “va la vencía” quedando con ello el barco a flote.

Personal de cubierta. Personal que permanecía en  la cubierta del barco para vigilar los firmes del remolque y de los aparejos transversales.

Retenida. Cabo hecho firme en el palo más alejado del mar que servía de freno en caso necesario.

NOTA. En algunas fotografías de Darblade de varadas de barcos de vela se puede ver que la construcción del barco se realiza según los casos proa o popa al mar, por lo que las varadas se relizaban en esa dirección, por lo que lo mismo se varaban proa al mar que popa al mar, con lo cual la situación del personal indicado anteriormente se situaba en el lugar conveniente. 
                                              
BOTADURA DE POPA DEL LAUD "JOVEN TRINIDAD",  EL 26 DE MARZO DEL AÑO 1926
 

BOTADURA DE POPA DE LA BALANDRA "JOVEN MARIANO",  "EL PILLO DESPUÉS DE SU RECONTRUCCIÓN EN EL AÑO 1914

BOTADURA DE POPA DE LA BALANDRA "ALFA" EL 3 DE NOVIEMBRE DE 1918

BOTADURA DE PROA DEL PAILEBOTE "PASCUAL FLORES" EN 1918 
 
´FOTOGRAFÍA COLOREADA POR EL PINTOR JOSÉ ANTONIO CAMPOS MARTÍNEZ

 

BOTADURA DE PROA DEL PAILEBOTE "CARMEN FLORES" EL 14 DE ENERO DE 1919

BOTADURA DE POPA DE LA BALANDRA "ALFA" EN 1918
 
PERCADERÍA Y ASTILLEROS DE LA PLAYA DE CALA CORNUDA CON LA CONSTRUCCIÓN DE LOS PAILEBOTES DEL "PASCUAL FLORES" Y "PARODI HERMANOS", EN EL AÑO 1918

ARGUE PARA VARAR EMBARCACIONES

BILLETE DE MIL PESETAS DEL AÑO 1907

                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada