miércoles, 4 de marzo de 2015

8713.- RECUERDOS DE MI PASO POR LA ARMADA



RECUERDOS DE MI PASO POR LA ARMADA



EN LA FRAGATA “LINIERS” (DESDE EL 1 DE OCTUBRE DE 1971 AL 22 DE AGOSTO DE AGOSTO DE 1974)

Procedente del dragaminas “Tinto” embarque en la fragata rápida linier sabiendo que teniendo su base en el Arsenal de Ferrol y estando en obras tenía previsto cambiar de base a Cartagena una vez finalizadas las mismas, como así fue.



EL TRUCO DEL GASOIL

Estando atracados en el muelle de Cádiz, una tarde se acerco al barco un coche con un señor y una chica de unos veinte años preguntando por el suboficial radio, que en aquel momento no estaba a bordo ya que había salido a dar una vuelta por la ciudad. En entonces dijeron que quería hablar con el mecánico de cargo que si estaba a bordo. Cuando se presentó el mecánico le dijeron que al pasar cerca se habían quedado sin gasoil en el coche y pensando que tenían un amigo en el barco se habían acercado para que les facilitara unos litros de combustible para el coche. En vistas que decian que eran amigos del suboficial radio los invitaron en la cámara de suboficiales a tomar café mientras les preparaban una lata de gasoil para el coche. Pero ocurrió que cuando salian por el portalón a tierra un suboficial de las dotación por motivos que desconozco reconoció a la pareja como personas que se dedicaban a dar timos valiéndose de argucias como la del gasoil y otras.



EL PATRULLERO MARROQUÍ

Con motivo de la persecución y apresamiento de pesqueros españoles por patrulleras de  establecimiento de Marruecos la Armada española en colaboración con lanchas del servicio de vigilancia de Aduanas montó un dispositivo a lo largo de la costa de barios barcos de guerra y de Aduana para defender los intereses de España, en cuyas comunicaciones entre los pesqueros en caso de ser molestados o a tacados por las patrulleras marroquíes y los buques de la Armada y de Aduanas se estableció para las llamadas de emergencia la siglas PEBUPA, (pesquero-buque-patrulla). Durante aquellos día auxiliamos a un pesquero que había enganchado el arte en las hélices, trabajo que realizó la pareja de buzadores de combate que llevábamos. Otro pesquero nos pidió agua y tabaco. También no regalaron un par de cajas de pescado. Pero una de aquellas mañana  Una el “Linier” recibió una llamada de emergencia de un pesquero de Santa Pola que había sido apresado por una patrullera marroquí en aguas internacionales que marruecos por el decreto de extensión de sus aguas las consideraba suyas. Como no encontrábamos a varias millas de distancia nos dirigimos a toda máquina a la situación dada por el pesquero. Al llegar vimos a la partullera marroquí que tenía el pesquero con un cabo por la popa y a toda la tripulación arrodillada en la cubierta a la altura del puente mientras eran vigilados por varios tripulantes con uniforme azul armados con fusiles.

ZAFARRANCHO DE COMBATE
El comandante ordenó zafarrancho de combate al mismo tiempo que situó el barco a unos 200 metros de distancia de la patrullera marroquí presentando el costado de babor a la misma. Sobre las comunicaciones radio entre la fragata y las autoridades de Marina y la patrullera marroquí, aunque se que las hubo desconozco el contenido de los mensajes. Como contramaestre mí puesto en zafarrancho de combate estaba en el trozo tres de seguridad interior, es decir a popa de la fragata no muy lejos de la cubierta 01 donde estaban los montajes Bofors de fabricación sueca. Después de mantener comunicación con el comandante de la patrullera para que dejara libre a la tripulación apresada y al pesquero y no conseguirlo, el comandante desde el puente le ordenó al suboficial artillero de las ametralladoras bofors de 40 mm, a viva voz  lo siguiente: A la orden de fuego el primer disparo como aviso a 20 metros de la proa y el segundo cuando lo ordene a la misma proa. No se llegó a disparar ni un proyectil, ya que inmediatamente la patrullera marroquí largo las amarras del pesquero y salió a toda maquina rumbo a puerto con los pescadores apresados en cubierta. Para hacerse cargo del barco de pesca se nombro un tripulación compuesta por un oficial para el puente de gobierno y un cabo y un suboficial mecánico y un cabo para el motor, y de esta manera navegando por sus propios medios el pesquero nos acompaño hasta el Arsenal de las Palmas de Gran canarias.     

      



martes, 3 de marzo de 2015

8712. FOTOS ANTIGUAS DE PLAYAS DE TORREVIEJA









8711.- RECUERDOS DE MI PASO POR LA ARMADA



RECUERDOS DE MI PASO POR LA ARMADA



DE COMISIÓN EN EL DRAGAMINAS “NERVIÓN”



EL CHOTO DE MOVIZA

Estando de comisión en el dragaminas “Nervión”, procedente del dragaminas “Tinto” que estaba en obras, entramos en el puerto de Motril donde permanecimos unos días. Coincidió que un suboficial de San Fernando compañanero de a bordo nos invitó ir al campo de Molvizar cerca de Motril donde vivía su hermano para comer choto al ajillo, un plato muy popular en esa tierra de la costa granadina. En el campo de Molvizar árbol nos esperaba su hermano con dos amigos agricultores muy ingeniosos con los que al poco tiempo de estar hablando con ellos simpatizamos. Debajo de un árbol y cerca de un riachuelo una sartén sobre dos piedras con leña y retamas del campo comenzaron a guisar la carne que tenían preparada en trozos  de un choto de unos 7 kilos, de los que se crían en la sierra granadina. A media mañana con la sartén sobre unas piedras con la leña y ramas secas que tenías preparadas plantaron fuego. Recuerdo que primero calentaron el aceite para sofreír unas rebanadas de pan y unas cabezas de ajos. Frieron el choto con pimientos choricero, le añadieron vino blanco, una cucharada de vinagre, almendras peladas, sal, pimienta y una hoja de laurel combinación que mientras se guisaba desprendía un olor especial por la leña del campo y los ingredientes. Aquel guiso del choto al ajillo siempre lo recordare por lo sabroso que estaba acompañado de vino blanco de la tierra. Motril nos llamó la intención por la abundancia de jamón granadino que había en sus ambientados bares. Durante esos día visitamos la poblaciones de Salobreña y Almuñecar donde vimos grandes plantaciones de caña de azúcar y otros productos tropicales. Una vez finalizada la comisión en el dragaminas Nervión en el Arsenal de La Carraca, volví al dragaminas “Tinto” donde permanecí 19 un total meses.



EN EL DRAGAMINAS TINTO

Estando en el dragaminas “Tinto” fondeamos en la bahía de Algeciras. En aquellos días las relaciones de España con el Reino Unido estaban tensas por las aguas jurisdiccionales españolas que Gibraltar asumía como suyas. Por este motivo en la carta náutica de la bahía de Algeciras estaba marcada una línea discontinua que rodeaba todo el peñón, ya que algunos buques mercantes que venían a Gibraltar fondeaban en los límites de las aguas españolas. Para marcar el derecho español de estas aguas, salimos dos o tres días a navegar alrededor del peñón por la línea de aguas españolas. Enseguida salía un patrullero del peñón para navegar por babor a unos 10 0 12 metros de dragaminas con el correspondiente peligro de colisión. Era un juego como el del ratón y el gato, pero sin arañarse que todavía continua con las patrulleras de la guardia civil en defensa de los pescadores españoles y con las lanchas de vigilancia fiscal.  



DESTINADO A LA FRAGATA “LINIER”

Estando en el “Tinto”, en una provisión de destinos me destinaron a la fragata “Liniers” que se encontraba reparando en el Arsenal de Ferról para una vez finalizadas las obras cambiar de base a Cartagena, lo que para mi familia y para mí significaba estar cerca de Torrevieja. Pero lo que no esperaba es que al quedar el dragaminas “Tinto” como con función patrullero, y desembarcar el minista de Cartagena Antonio Parra Cano, el comandante me dijo que no me dejaba desembarcar hasta que entregara el cargo de rastras que correspondía al minista en la dependencia de la Armada del rancho de La Bola en Jerez de La Frontera, operación que realicé durante dos o tres viaje en un camión con personal de a bordo con las correspondiente lista del inventario para efectuar la entrega del cargo Una vez finalizado cogí el tren para Cartagena con la obligada parada en la estación del Alcazar de San Juan donde había que esperar dos o tres horas de madrugada el tren con destino a Cartagena. Después de estar unos día con mi familia, viaje a Ferrol para presentarme en mi nuevo destino, que como estaba previsto después de las obras el “Liniers” cambio de base a Cartagena, teniendo su amarre en punta en el muelle de Alfonso XII cerca del antiguo Real Club Náutico.   











lunes, 2 de marzo de 2015

8710.- CONCIERTO DE LA CORAL BELLA TORREVIEJA



     En la tarde del pasado sábado, 28 de febrero de 2015, la Coral Bella Torrevieja, bajo la dirección de Taras Khomyak y como pianista, su madre Natalia Khomyak -y a pesar de las bajas por gripe-, nos han ofrecido un excelente concierto, con un programa muy variado donde han tenido cabida, las Habaneras, Zarzuelas y Canción Popular.
    Muy buen trabajo el de este director, que día a dia sigue haciendo de esta Coral, un conjunto armonioso que es un placer escucharles, iniciaron su repertorio con “Valencia”, continuaron con, “La Dulce habanera”, “Ronda de Enamorados”, “Perfidia”, “Coro de espigadoras, “El Negro”, “Sevilla tiene color”, “La Paloma”, “Coro de Doctores, “Edelveis”, “La Ronda del Firulí”, “Amapola”, “Bésame mucho”, “Torrevieja”, para finalizar con “Viva España”.
    Fue algo más que un concierto, en el que cosecharon muchos aplausos del respetable.
    Asistieron al concierto la Sra. Concejal de Participación Ciudadana, Doña Aguatina Estevez, la de Tercera Edad, Doña Inmaculada Montesinos, la de Protocolo Doña Loli Albadalejo y el Presidente de la Unión Musical Don José-Miguel Toro Carrasco.
                             Torrevieja, 28 de febrero de 2015
                                             Enrique López Joga




















                                                        

8709.- FOTOS DE TORREVIEJA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS. PASEO JUAN APARICIO Y LAS ROCAS







8708.-RECUERDOS DE MI PASO POR LA ARMADA



RECUERDOS DE MI PASO POR LA ARMADA

Estando el dragaminas “Tinto”, mientras en obras en el Arsenal de la Carraca de San Fernando (Cádiz) me destinaron de comisión al dragaminas “Nervión” que en aquellos días no tenía contramaestre. En el “Nervión,  último buque con maquinas y calderas de carbón de la Armada española permanecí desde el 2 de abril de al 8 de junio de 1971. Tengo que decir que  aquellos días los pase muy feliz con los compañeros suboficiales de su dotación.



EN EL DRAGAMINAS NERVIÓN ATRACADOS EN MOTRIL

Motril es un buen puerto donde los barcos pueden aprovisionarse de agua la mejor agua potable que he conocido. En ese puerto estuvimos varios días en los que tuve tiempo de visitar la poblaciones cercanas de Salobreña y Almuñecar enclavadas en esta vega tropical donde se produce en cantidad caña de azúcar y otros frutos tropicales.



EL COSTA NEVADA

Estando en Motril entramos un par de noches en la sala Costa Nevada donde se podía escuchar música o tomar una copa en la barra. Era un edificio de planta baja al que se accedía por un jardín que a su vez estaba cercado. Una de esas noche que estaba yo se suboficial de guardia, sobre la once entro regresó a bordo un suboficial artillero que por no dar su nombre le llamaré “Q” que vivía casado en San Fernando. Estando yo sentado en la Cámara de suboficiales al verlo entrar muy serio le pregunte si le pasaba algo.  Entonces me dijo que venía del Costa Nevada y que estando en la barra tomando una copa mirando el ambiente y la gente que bailaba, unas parejas de novios o amigos y amigas que iban juntos se le acercaron, entre ellos tres jóvenes que en plan matón le dijeron que por que los miraba cuando bailaban, al mismo tiempo que lo insultaban y empujaban al jardín con el consentimiento y risas de las chicas que iban con ellos. Después de contarme lo que le había pasado, entro en su camareta par coger su pistola. Cuando me di cuenta intente disuadirlo diciéndole que se podía meter en un lio gordo. No hubo manera de retenerlo, ya caso haciendo caso omiso salio a tierra con la pistola en uno de sus bolsillos. El dueño del Costa Nevada que yo ya conocía por haber estado allí era un hombre alto de unos 40 años que siempre estaba sirviendo en la barra. Al llegar “Q” a la barra le pidió al dueño la bebida que le había servido anteriormente pero que no había tomado por el incidente que había ocurrido. El dueño, aunque preocupado por lo que podía pasar, al verlo con tan serio y determinante le sirvió la copa.  Al darse cuenta los hombres y sus parejas que “Q” estaba en la barra, se dirigieron a él nuevamente para decirle, si no había tenido bastante con lo le hicieron anteriormente, mientras los demás del grupo le empujaban otra vez para el jardín que estaba a la entrada del recinto. Al salir al jardín, en el momento que “Q” traspasó la puerta de salida, sacó la pistola y con una voz fuerte les dijo más o menos que no se moviera nadie, con lo que todo el grupo lo que quedó paralizados, menos un chico que estaba detrás que huyo hacia el interior del local para esconderse en los servicios, mientras los demás chicos le pedían perdón y la chicas se arrodillaban ante él cogiéndolo por las piernas pidiéndoles igualmente que los perdonaran, mientras “Q” les decía a ellos y a ellas las palabras más fuertes que se pueden decir en castellano. Ya tranquilo regreso a bordo. A las 8 de la mañana salimos a Navegar sin que nadie dijera nada. Era la época que veraneaba en Motril en su residencia Villa Astrida los reyes de Bélgica Balduino y Fabiola, quizás por ese motivo la población tenía comisaría de Policía Nacional, cuando había otras ciudades mucho más grandes más grandes que no la tenían.    



domingo, 1 de marzo de 2015

8707.- FOTOS DE TORREVIEJA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS





8706.- RECUERSOS DE MI PASO POR LA ARMADA



RECUERDOS DE MI PASO POR LA ARMADA



EN EL DRAGAMINAS TINTO


LA MARINA Y LA LEGIÓN



UN SÁBADO LEGIONARIO EN MELILLA

Por muchos motivos la Marina siempre a simpatizado con la Legión y esta con la Marina, en cuyos buques según las necesidades y campañas han sido transportados sus banderas con vehículos y equipo.  Estando embarcado en dragaminas “Tinto” en una de las vigilancias por el mar de Alborán, entramos en el puerto de Melilla donde fuimos invitados por la legión para presenciar desde una tribuna el espectacular acto llamado “Sábado legionario”, por celebrase ese día. Aquella mañana además de presenciar el acto “Sábado legionario” visitamos algunas dependencias del cuartel del Tercio Gran Capitán I de la legión entre ellas su impecable cocina con diversos elementos de acero inoxidable que brillaban como patenas. Como guia del grupo de invitado iba un brigada que nos enseño la cocina. Cuado ya nos marchábamos se oyó una fuerte voz de cabo encargado de la cocina que dijo: Ordena alguna cosa mi brigada. Perdona dijo el brigada no me he dado cuenta de despedirme de ti. Ante nosotros una sección de legionarios hizo una demostración con tiro real simulando un ataque a una pequeña loma. Vimos el acto militar con las banderas del tercio formadas, el homenaje a los fallecidos por la Patria,,escuchando sus canciones que y vimos con desfile final.



EN LAS ISLAS CHAFARINAS  

En otra navegación fuimos a las Islas Chafarinas, tres islas españolas, Congreso, Isabel II y rey Francisco que situadas cerca de melilla a unos dos kilómetros de la costa de Marruecos. En la isla Congreso, mayor del pequeño archipiélago los legionarios non invitaron a la mítica leche de pantera consistente la mezcla de leche condensada, agua y ginebra. Su origen se debe al general Millán Astray que al poco de fundar la legión le pidió al popular barman Perico Chicote que preparara una combinación que fuera fácil de preparar como bebida legionaría. En varias ocasiones he convivido con personas que en algún momento de su vida estuvieron en la legión y que a pesar de los años mantienen el espíritu de cuerpo su amor a la Legión. 

sábado, 28 de febrero de 2015

8705.- LA MULATA DEL GUARANÍ (POEMA POR ANTONIO COSTA IMBERNÓN)

El marino que zarpo de Cuba
con rumbo a España
en cubierta una habanera
a su mulata le entono.

Y entre las olas cruzo los mares
la melodía antillana,
esa hermosa romanza
de fuego, amor y pasión.

Hay! Mulatita,
si tú me quieres
en tu bohío te haré el amor
con dulce caña y sabor a ron
nos amaremos los dos.

Así cantaba el marinero
evocando aquel amor,
amor caribeño de la mulata
la jagüerita y el malecón.

Mas la chinita amor eterno
al marinero le prometió,
vino el marido de la mulata
y en cólera el monto…

Aquel marino y su navío
ha Torrevieja regresaron,
y en la taberna del viejo puerto
la historia la convirtió en canción.

8704.- RECUERDOS DE MI PASO POR LA ARMADA



RECUERDOS DE MI PASO POR LA ARMADA



EN EL DRAGAMINAS TIENTO



EN LISBOA

Siempre recuerdo las dos veces que estuve en Portugal, la primera con el dragaminas “Tinto” en la primavera verano de 1970, y la segunda con la fragata Liniers. Desde entonces aprendí a conocer y tener simpatía con los portugueses, un pueblo hermano que por muchos motivos; carácter, historia, tradiciones, gastronomía, paisajes, idioma y otras buenas cosas deberíamos conocer mejor.



MANIOBRAS EN AGUAS DE LISBOA

Con motivo de unas maniobras con dragaminas portugueses entramos por río Tajo, pasamos el entonces Puente Salazar y atracamos en el puerto de Lisboa no muy lejos de la plaza del Comercio. Entonces el pais estaba inmerso en la guerra de la independencia de Angola y Mozabique. El las calles se veían grandes carteles con el mapa de Portugal insertado sobre la superficies de las dos grades colonias portuguesa. Era una forma de demostrar la importancia de los que los portugueses se estaban jugando en aquella guerra de desgaste. De Portugal me llamaron la atención varias cosas, primero la educación de los portugueses, su dulce idioma, la gastronomía y la belleza de la capital, sus calles, sus monumentos las  poblaciones que visité en las dos veces que estuve en Portugal, como Santaren, Nazaret, Alcobaça, Fátima, Estoril y otras. Al poco de atracar en el puerto de Lisboa, vinieron a visitarnos unos suboficiales portugueses de uno de los dragaminas que participaba con nosotros en la maniobras. Ellos sabían mucho más de España, del gobierno y de todo lo de más que nosotros de Portugal.



EL CABO GUTIÉRREZ

A la dotación de “Tinto” pertenecía un cabo primero de apellido Gutiérrez natural de San Fernando, que además de se muy muy abierto y simpático, siempre que tenía ocasión le gustaba contar chistes, uno detrás de otro con la gracia especial que tienen la gente de Cádiz. En una de las salidas que Gutiérrez hizo para conocer Lisboa, entro con otros cabos en un circo donde actuaban los payasos españoles Emi, Goti y Cañamón. Como se sentaron e la primera fila de butacas que próxima a la pista, cuan comenzó la actuación de los payasos, Gutiérrez, comenzó a interambiar palabras con ellos, pero con tal gracia que los payasos encontraron un filón para seguir con las palabras, bromas y risas de Gutiérrez. Ya sabemos que algunos payasos se salen del guión para dirigirse a algún espectador con cualquier pretecto, y más si este lee ayuda a divertir en su fin que es divertir y hacer reir al público. Finalizada la función, el cabo Gutiérrez fue al camerino de los populares payasos españoles para invitarlos el día siguiente por la tarde   después del arriado de la bandera para ver el barco, coincidiendo que ese día no había función en el circo. Coincidió que aquel día estaba yo de suboficial de guardia. Por regla general la mayoría de la dotación, que no estaba de guardia desde el comandante al último marinero solía salir visitar la ciudad. Por la mañana de día previsto para la visita, vino a verme el cabo primero Gutiérrez para decirme que había invitado a los payasos españoles a conocer el barco, y le gustaría invitarlos a unas tapas de jamón y queso y vino de Chiclana en la cámara de suboficiales, ya que entendía que la camareta de cabos no reunía las condiciones para ello. Dicha visita visita al tenía previsto que durara sobre una hora y media. Yo le dije que por mi parte no había ningún problema ya que esa hora la mayoría de mis compañeros estarían disfrutando de la acogedora ciudad de Lisboa. 

LA VISITA A BORDO
Al oscurecer se presentaron en el portalón los tres payasos vestidos de calle que al subir a bordo el cabo enseguida me los presentó. Después de dar un recorrido por el puente de gobierno, la cubierta y el comedor de marinería, los tres payasos españoles y el cabo se sentaron en los sillones corridos de la cámara de suboficiales, más un suboficial mecánico y suboficial ATS que estaban a bordo. El cabo puso en la mesa de la cámara un par de platos de jamón y queso, unos vasos  y un par de botellas vino de Chiclana, que previamente había preparado para la invitación. Después de decirnos los payasos como era su vida en el circo, aventuras etc., el cabo Gutiérrez como era normal en él empezó a contar una serie de chistes que nos hacían reir a todos incluidos a los cómicos españoles. Sobre las once y media de la noche, Después de regalarnos unas fotos artísticas, nos despedimos todos entre abrazos y apretones de manos. Más tarde supe que Emi, Goti y Cañamón eran en aquellos años unos de los payasos más famosos de España.